LA ESTRUCTURA DEL TEXTO INFORMATIVO
INTRODUCCIÓN: Es la primera parte del informe, donde el autor expone sucinta-mente al lector su propósito (justificación del mensaje), le refiere los hechos que correspondan, le señala la importancia del mismo y le añade la metodología empleada en el tema que se tratará.
PROPÓSITO: el lector necesita saber desde el principio por qué razón se le entrega determinada información, la cual irá, generalmente, en el primer párrafo.
HECHO: en el segundo párrafo, se sugiere describir, de manera sintética, el hecho acerca del cual tratará el informe.
IMPORTANCIA: todo informe debe captar la atención y, luego, el interés del lector.
METODOLOGÍA: es de rigor anticipar al lector el método o procedimiento con que se han recogido los datos u obtenido las conclusiones, pues estas referencias son de valor primordial para que el lector pueda dictaminar sobre la materia sometida a su juicio. En los informes científicos o de tipo técnico o universitario, este requisito es ineludible, pues toda la argumentación posterior quedará subordinada a la validez del método empleado.
EL CUERPO O DESARROLLO: En esta parte del informe se presentan, analizan y discuten las posibles soluciones del problema.

CONCLUSIÓN: En ella se reafirma la posición inicial expuesta por el informante. Las conclusiones son deducciones lógicas derivadas de los problemas expuestos, analizados y discutidos, a partir de los hechos reales. Equivale a un sumario sintético de lo expuesto. Ninguna conclusión puede ofrecerse que no esté apoyada en lo dicho en el cuerpo.